Comunidad orientada al desarrollo de videojuegos

Como componer tu propia música (III)

En las dos primeras partes de esta serie (I y II) vimos como componer una base armónica con un piano, un bajo y otro instrumento haciendo un arpegiado usando el programa LMMS. Con esta combinación de instrumentos obteníamos un acompañamiento sencillo pero efectivo para nuestro videojuego. En esta entrega se va a explicar como añadir un instrumento de corte solista que haga unas notas de melodía que den variedad al conjunto. Además, se va a explicar como realizar las últimas tareas necesarias para tener la canción final.

Para ejecutar la melodía se debe escoger un sonido/instrumento que destaque sobre el resto, pero que al mismo tiempo, tenga coherencia con los otros instrumentos presentes. De entre los disponibles en el LMMS, se ha elegido un sonido de rhodes, igual que la base de piano, pero con un timbre más solista: “ZynAddSubFX\Rhodes033-FM Rhodes 1.xiz”. En cuanto a las notas que van a formar la melodía, recordamos que al estar la canción en la tonalidad de DO, cualquiera de las notas asociadas a las teclas blancas del piano nos sirven. Siguiendo la tónica de la anterior entrega, se van a proponer dos opciones. En primer lugar se propone una melodía sencilla, basada en tan solo dos notas de larga duración. Con estas dos notas vamos a dar variedad a la base armónica de una manera sencilla. Sobre la base de piano, la melodía queda de la siguiente manera:

lmms_piano_roll_melodia_1Si se quiere crear una melodía más compleja, se puede ir jugando con diferentes notas y diferentes duraciones que encajen bien con el acompañamiento. A continuación podéis ver un ejemplo de una melodía un poco más trabajada sobre la base de piano:

lmms_piano_roll_melodia_2

Una vez tenemos todos los componentes de nuestra canción queda ver en qué orden y número de repeticiones de cada parte vamos poner para formar el resultado final. Con el fin de ir haciendo crecer el interés en la canción, en vez de poner todas las voces desde el principio, se pueden ir poniendo de una en una. Una vez que tengamos todas sonando, se puede hacer el proceso inverso, para que el oyente intuya que la canción va terminando. De esta manera, además, se consigue una duración total más larga. Se puede empezar la canción con el piano, a continuación se añade el bajo, después el xilófono y por último la melodía. El editor de pistas quedaría de la siguiente manera:

lmms_editor_4_pistasPor otro lado, en el editor de ritmos se puede modificar de manera independiente el volumen y el paneo de cada uno de nuestros instrumentos. Dependiendo de lo que se quiera resaltar más, se debe bajar el volumen de un instrumento considerado menos importante y subir otro que se quiera que sea más dominante. También, a través del paneo, podemos hacer que se distingan mejor cada uno de los cuatro instrumentos, por ejemplo, llevando a la derecha el piano y a la izquierda el xilófono y el bajo centrado conseguimos que las tres voces que forman la base armónica se dejen espacio sonoro entre ellas. La melodía, al ser la voz principal también se queda centrada. Esta configuración en el editor de ritmos se puede ver en la siguiente captura:

lmms_editor_ritmo_volumen_panPara enseñar el resultado final sonando todos los instrumentos se han dejado todos centrados, es decir sin cambios en el pan. Las dos opciones que se han ido proponiendo, con esta estructura de entrada y salida de instrumentos es la siguiente:

Opción 1:

Opción 2:

Para exportar el audio final de nuestra canción y tenerlo en formato de audio “.wav” se debe ir a la opción del menú “Proyecto\Export…”. En el diálogo que se abre, en primer lugar, se debe elegir la ubicación donde se quiere guardar. En el segundo diálogo que aparece, se pueden dejar las opciones por defecto. En la ruta marcada ya tendremos el resultado final de nuestra canción. Enhorabuenaaa!!!!!

,

Leave a Reply